Revolotea como una mariposa, pica como una abeja

Nuevos contextos nos llevan a entender una nueva forma de enfocar la estrategia y liderazgo de nuestras empresas, departamentos, áreas…

He leído que en tiempos remotos, los cartógrafos designaban a los mares no cartografiados como «tierra de dragones». En 1991, cuando la guerra fría terminó, parecían que los dragones ya se habían terminado.

Hoy en nuestro mercado, en nuestro día a día seguro que todavía encontramos Dragones. Hay mucho por lo que trabajar, y de hecho, lo desconocido produce mucho temor. Así que seguro, más de un emprendedor o directivo siente esos dragones por ahí fuera.

Esto nos lleva a que adoptemos un nuevo contexto en nuestra empresa.

Para hablar de liderazgo, me quedo con la frase de Tom Peters, como siempre fantástico en la elección de palabras provocadoras:

«Revolotea como una mariposa, y pica como una abeja»

  • Prepárate bien
  • Entiende la importancia de la innovación, tecnología, formación.
  • Muéstrate flexible con las reglas, con el entorno, con tu equipo
  • Pero cuando debas tomar decisiones, y pasar a la acción, hazlo rápido, sin miedo, como lo hace la abeja.

Para demostrar que lideras y que te lideran, analiza si estás preparado o no. Declara cual es tu visión.

Hace unos días, a un grupo de empresarios que finalizaban su Master de Gestión, les hice una pregunta el último día de curso.

¿Qué conversación tendrás sobre tu situación en tu empresa cuando nos veamos dentro de 8 meses?

Uno a uno iba contando una historia desde el miedo a verbalizar lo que podían llegar a lograr. Las palabras como «intentaré», «podría», «no se donde estaré», «me parece prepotente decir donde estaré», todas iban saliendo de sus bocas con MIEDO AL FRACASO.

¿Que le ocurre a la mayoría de las personas que les cuesta tanto declarar una visión y empezar a trabajar con ella?.

Pues en suma, el miedo al fracaso. Nos agarramos muchas veces a ideales como el orden, la eficiencia, el control… Sin embargo, para empezar a liderarnos, deberíamos abrazar el fracaso. Deberíamos empezar a declarar lo que queremos, desde la vulnerabilidad, desde la realidad. Luego la preparación será fundamental. Y por último, la acción.

Hazte preguntas como:

  • ¿Cual es mi objetivo?. ¿Qué recursos tienes y qué te falta?
  • ¿Qué necesitas? ¿Con qué equipo cuentas?
  • ¿Como vas a organizarte? ¿Quién va a hacer que?
  • ¿Tienes contigo a las personas adecuadas? ¿Motivas a tu equipo?
  • ¿Qué medio de control aplicarás para ver resultados?

Nada es inimaginable.

Imagina aquello que quieres.

 

Eva Barranco Coach

 

 

2017-05-20T18:52:08+00:00 16/05/2017|toma de decisiones|2 Comments

2 Comments

  1. Gonzalo 23 mayo, 2017 at 3:47 pm - Reply

    Gracias Eva.

    El fracaso es escuela de aprendizaje y la prueba incontestable de la pro actividad del que fracasa. Nadie fracasa eternamente. El fracaso de inicio es la garantía de resultados del futuro

    • Eva Barranco Coach 14 octubre, 2017 at 6:59 pm - Reply

      Totalmente de acuerdo. El fracaso es esa escuela por donde todos hemos pasado, en la que hemos aprendido. Aprendizaje constante.

Leave A Comment